Tu talento vale?


Todos los días se imprimen millones de billetes en todo el mundo ¿Cuántos tienes tú? ¿Cómo sabes cuál es esa porción de dinero que te corresponde?

Comienza por ponerle precio a tu talento. Más allá del romanticismo que impone visiones poco realistas y que impulsan la mediocridad porque te dicen que no tienes que ser competitivo para ser valorado, ciertamente debes tener conciencia de que tú eres único, porque tienes una visión única y particular de ver el mundo y de reaccionar ante éste.

Veamos un caso: una mujer que tenía un trastorno obsesivo con el orden y la limpieza, hasta tal punto que su esposo la abandonó por esta causa. Esta mujer en lugar de dejar que el abatimiento consumiera su vida, convirtió esta condición en una fortaleza y creó una empresa de servicio que se ocupaba de desarmar tu closet, organizarlo y dejarlo funcional, limpio y muy ordenado. Servicio por el que logró cobrar muy buen dinero.

Sin importar cuál sea el talento que se te ha dado trabaja en desarrollarlo a plenitud, nada te hará más feliz y más próspero. Te aseguro que ningún millonario odia su trabajo, por el contrario, disfruta plenamente de lo que hace para ganarse la vida.